Outsourcing de operaciones: tendencias y precauciones

Outsourcing de Operaciones Industriales y LogísticasSi hay algo que han aprendido los gestores de empresas y servicios tras los dolorosos ajustes realizados en los últimos años, es a ser prudentes con el crecimiento de sus estructuras empresariales cuando llegan (o lleguen…) vientos favorables.

Por eso el outsourcing de operaciones y servicios ha cogido fuerza estos últimos años, en los que viene tímidamente asomando un cambio de ciclo económico.  Es normal, ya que sobre los ligeros avances de la economía se ciernen grandes nubarrones: parón de la economía China, crisis del petróleo, dudas sobre el crecimiento en los principales mercados destino de exportación… sin mencionar las particularidades del momento político, que posiblemente afecten  más a la Bolsa que a la economía real.

Las funciones más proclives a externalizarse son aquellas que no constituyen el núcleo central de actividad de la empresa: recepción y vigilancia, logística, mensajería, procesos administrativos, limpieza, contact center, premontajes, segundas operaciones, verificaciones …   aunque esta realidad también está cambiando, ya que es frecuente ver empresas que anteriormente fabricaban sus productos, y ahora están reorientando su actividad hacia el diseño y comercialización, externalizando la producción.

Las ventajas de la externalización son evidentes: flexibilidad y reducción de costes fijos, simplificación en la gestión de personas (jornadas extendidas, bajas, vacaciones, …), simplificación en la planificación de recursos, posibilidad de economías de escala …

Pero es fundamental elegir bien el momento, y cuidar la comunicación tanto interna como externa, para que no afecte negativamente al clima social.  En este sentido, puede ayudar la externalización a centros especiales de empleo, que ayuda al cumplimiento de la cuota de reserva (2%) para trabajadores con discapacidad aplicable a empresas de más de 50 trabajadores, según recoge la Ley de derechos de personas con discapacidad, que desde diciembre de 2013 sustituye a la antigua Lismi.

La externalización puede realizarse tanto en instalaciones de la propia empresa, como en instalaciones externas de la empresa prestataria del servicio.

Una precaución importante a tener en cuenta a la hora de plantear la externalización de cualquier servicio u operación in-house, es decir, en instalaciones de la propia empresa, es asegurar que no se incurre en cesión ilegal de trabajadores (art. 43 del Estatuto de los Trabajadores).

Para ello, debemos vigilar algunos aspectos a cumplir, que además es recomendable que consten en el correspondiente contrato de prestación de servicio:

  • La función objeto de outsourcing debe ser externalizada en su totalidad, no puede realizarse parcialmente por personal de la propia empresa,
  • La empresa que externaliza el servicio debe nombrar a una persona responsable de la interlocución con la empresa prestataria,
  • La empresa prestataria debe contar con actividad estable y estructura propia,
  • La empresa prestataria será responsable no sólo de la contratación del personal (o subrogación en algunos casos), sino también del servicio de prevención, la formación y  la organización del trabajo de las personas adscritas al contrato, poniendo a su disposición todos los medios necesarios para su ejecución,
  • Los trabajadores de la empresa prestataria portarán uniforme o elementos que les identifiquen claramente como tales,
  • La empresa prestataria del servicio será la única con facultades sancionadoras respecto a su personal.
Publicado en Industria.