Reciclaje y destrucción de equipos informáticos y soportes magnéticos

Reciclaje de soportes mágneticosLa creciente digitalización de procesos ha hecho que, en muchos casos, el papel haya sido eliminado, y la información se registra en otro tipo de soportes: ordenadores, cintas magnéticas, PDA’s, discos duros, cd’s, USBs.

Llegado el final de ciclo de vida de estos dispositivos, debemos gestionar adecuadamente su eliminación definitiva, respetando tanto la regulación medioambiental como la ley de protección de datos de carácter personal.

En este sentido, indiferentemente de que la destrucción de dichos documentos y/o soportes sea realizada por la propia entidad, o bien se haya recurrido a su externalización, es necesario considerar la aplicación de las medidas de seguridad jurídicas, técnicas y organizativas que, conforme a los art. 9 de la LOPD: “… garanticen la seguridad de los datos de carácter personal y eviten su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado…” y la legislación del Real Decreto 110/2015 de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos -RAEE- .

Destrucción de soportes magnéticos

Hay varios medios eficaces para evitar la recuperación de los datos contenidos en los dispositivos de almacenamiento, como la desmagnetización, la destrucción y la sobre-escritura en la totalidad del área de almacenamiento de la información.

Desmagnetización

La desmagnetización elimina los datos almacenados en el dispositivo gracias a una exposición del mismo a un potente campo magnético.

Este método es recomendable para la eliminación de información de los dispositivos magnéticos como por ejemplo, los discos duros, disquetes, cintas magnéticas de backup, etc.
Cada dispositivo, según su tamaño, forma y el tipo de soporte magnético de que se trate, necesita de una potencia específica para asegurar la completa polarización de todas las partículas.

Destrucción física

El objetivo de la destrucción física es la inutilización del soporte que almacena la información en el dispositivo, para evitar la recuperación posterior de los datos que almacena.
Existen diferentes técnicas para la destrucción de medios de almacenamiento, como la desintegración, pulverización, fusión, incineración, trituración. Esta última técnica de la trituración facilita además un correcto tratamiento de los componentes eléctricos y electrónicos.

Sobre-escritura

La sobre-escritura consiste en la escritura de un patrón de datos sobre los datos contenidos en los dispositivos de almacenamiento. Para asegurar la completa destrucción de los datos se debe sobre-escribir la totalidad de la superficie de almacenamiento.

La sobre-escritura se realiza accediendo al contenido de los dispositivos y modificando los valores almacenados, por lo que no se puede utilizar en aquellos que están dañados ni en los que no son regrabables, como los CD y DVD.

Tras cualquiera de estos métodos el acceso a información sensible es totalmente imposible. En todos los casos los restos resultantes terminan reciclándose para ajustarse a lo requerido en cuestiones medioambientales.

FUENTE: Guía sobre almacenamiento y borrado seguro de información. Observatorio de la Seguridad de la Información

Publicado en Destrucción Documental.